– Dejar Ir

Este ejercicio consiste en “dejar ir”, haremos una limpieza del almacén de memorias y conflictos.

¿Cuántas veces no hemos participado en una discusión en la cual la otra persona (o uno mismo) saca circunstancias que pasaron hace una semana, un mes, un año, o más atrás para probar su punto en esa discusión?.

Es como si tuviéramos a nuestra disposición un gran almacén en el cual consciente o inconscientemente vamos guardando todas las cosas que “nos han hecho” cada una de las personas con las que compartimos momentos a lo largo del camino. En esta costumbre de “almacenamiento emocional” no importa si son amigos, compañeros de trabajo, familiares, pareja, o incluso hijos. En este almacén de memorias “No Hay Discriminación, guardamos todo lo negativo por igual” y, en la primera oportunidad, durante una discusión o incluso en pensamientos nos vamos al almacén a buscar el evento que es mas propicio revivir en ese momento.

¿Para qué sirve una disculpa, hablar y decir que el conflicto está arreglado y es cosa del pasado si realmente esta carga emocional no ha sido liberada de nuestro sistema?.

¿De qué tamaño es tu almacén? Imagínate todo lo que hemos guardado a lo largo de una vida en la cual, en mi caso, hasta hace algunos años no había aprendido a realmente dejar ir.

En un aspecto mas amplio, este simple ejercicio puede ser utilizado no solamente para liberar los conflictos y situaciones con otras personas, sino para procesar las emociones y sentimientos internos, que muchas veces han sido catalogados por la sociedad como “negativos” y que por lo tanto aprendemos a reprimir y “guardar en nuestro almacén o saco de recuerdos”.

Ejercicio
Como todos los ejercicios en este blog se recomienda que una vez que se entienda la finalidad del ejercicio se modifique de manera que lo hagas tuyo para que funcione con tu persona y tu manera de ser.

Parado, con las piernas un poco abiertas, para que estén alineadas con tus hombros, empieza a poner atención en tu entorno los ruidos externos, la luz, o las sombras. Cuando lo consideres conveniente mueve tu enfoque hacia las plantas de los pies, siente como el peso de tu cuerpo empuja hacia abajo y la tierra te está dando soporte igualando fuerza para mantenerte en pie.

Ahora piensa en el centro de la tierra (o algún punto muy profundo) y empieza a subir el enfoque desde ahí hasta tus pies, luego tus pantorrillas, piernas, cadera, torso, manos, cuello, cabeza y sigue subiendo tu enfoque hasta donde lo consideres apropiado y regresa el enfoque al área del corazón. Este paso se repite 2 o 3 veces (más si así lo deseas, ya que puede ser un ejercicio por sí mismo).

Ahora, es tiempo de pensar en el conflicto, la situación, la emoción (miedo, enojo, frustración, tristeza, preocupación, etc) o el patrón que quieres liberar. Otra opción es contemplar y esperar a que éste brote solo. Piensa en él, siéntelo en tu cuerpo intensamente, deja que se exprese en este momento, como es, no es bueno, ni malo, simplemente es.

Con el enfoque en el conflicto, inhala profundo y exhala imaginando que el aire que va saliendo de tí está impregnado con las emociones y situaciones y que vas llenando un gran globo, del tamaño necesario para que quepa todo la energía que se está liberando. Repite la inhalación y la exhalación inflando el globo un poco más, hasta que sientas o creas que todo lo relacionado con lo que quieres liberar se encuentra en este gran globo. Hazle un nudo con una cuerda e imagina como el globo empieza a elevarse lentamente… Tienes el control, puedes hacer que el globo suba tan rápido o tan lento como quieras.

Cuando estés listo suelta la cuerda y visualiza como este globo se va al cielo para no regresar.

Ahora inhala un par de veces llenando los espacios que este conflicto ocupaba de recuerdos positivos, ilusiones, o si lo prefieres amor incondicional.

Agradece las enseñanzas que el conflicto liberado te ha dejado y afirma que ya no lo necesitas tener más.

Si te gusta el ejercicio compártelo con tus amigos, y si no te gusta compártelo con tus enemigos… pero compártelo por favor ;p

Anuncios

Acerca de El Bernie

Hace unos años una “desviación” en el camino de la vida los llevó (a su esposa Klau y a él) a investigar un laberinto de opciones fantásticas, interactuando y aprendiendo de curanderos, sanadores, chamanes, “maestros”, libros, videos y, sobre todo, de ellos mismos enseñanzas increíbles que, seguramente al escucharlas, podrían confundirse con cuentos mágicos de ficción desarrollándose en realidades alternas y muchas veces en universos paralelos. Cada enseñanza y personaje (real o “imaginario”) iba expandiendo los límites de lo que consideraban posible o real, cambiando, definitivamente, la manera de percibir e interactuar con el mundo, al mismo tiempo que su cuerpo y espíritu iban sanando. Las enseñanzas aprendidas a partir de ese hecho hicieron que ese episodio, muy difícil en su momento, pasara de ser uno de los momentos más aterradores de sus vidas (incluyendo a sus familias y amigos) a una de las mayores bendiciones recibidas. Desde entonces “El Bernie” se convirtió en un aficionado de la vida e incansable explorador de la conciencia personal y general. Gerente de Ingeniería en Aviónica de día, juega a diseñar y a arreglar simuladores de vuelo para, en su tiempo libre, dedicarse a su familia, meditación, Qi-Gong, Medicina Energética (de diversos colores y sabores), sanación, cursos y a escribir.
Esta entrada fue publicada en Ejercicio de la Semana, Reflexion, superación personal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s