La Muñeca y el Fútbol

Antes de comenzar con este artículo me gustaría utilizar el título de éste para ver como nuestro pasado, el entorno en el que vivimos y nuestra experiencia previa ayuda a moldear nuestras expectativas. ¿Qué piensas que el artículo va a tratar?, ¿Qué viene a la mente cuando lees  “La muñeca y el fútbol”? Ahora bien el ejercicio es responder (aunque sea mentalmente) estas preguntas, leer el artículo y ver que tan atinado fue nuestra expectativa del tema a tratar.

Esto sucedió aproximadamente 3 años atrás pero lo recuerdo como si fuera ayer. Un día desperté con dolor de muñecas. Este dolor me sucedía hace 8 a 10 años, surgía de la “nada” duraba dos o tres días para después desaparecer por meses. Los doctores me dijeron que era tendonitis y me recetaron anti-inflamatorios, aún así el dolor regresaba. Mi mente analítica lo ligó al uso de la computadora.

Aproximadamente 5 años atrás nos dimos cuenta que estos dolores en las articulaciones estaban ligados al consumo de ciertos alimentos. Era hora de experimentar. Resultó ser que en mi caso el Glutamato Monosódico me causaba esos dolores. Encontramos la causa y al eliminar comidas con este aditivo los dolores no volvieron. Debo aceptar que algunas veces como alimentos con este aditivo pero limito la cantidad y generalmente no hay problema.

Ahora bien este dolor en la muñeca era diferente, me limitaba el rango de movimiento. Parecería como si un hueso se hubiera movido, o incluso tal vez una formación de calcio o similar estuviera formándose. Era hora de trabajar. Hicimos energía por varios días, balanceamos meridianos, varias repeticiones al día del ejercicio de “Conectando la Tierra y el Cielo” y otros sistemas y, aunque el dolor se disminuía considerablemente, y el rango de movimiento mejoraba no llegaba a la sanación total. Por ejemplo, no había manera de hacer lagartijas.

Fuimos a México y ahí conozco un osteópata buenísimo. Hice una cita y fui a visitarlo. Estuvo más de dos horas alineando los huesos y masajeando los músculos. Incluso estiró fuertemente la muñeca pero lo que fuera que estaba provocando esta limitación no estaba dispuesto a “regresar a su lugar”.

En ese momento comenzó mi mente a dar vueltas y la única alternativa restante sería ir a un doctor que seguramente tomaría rayos X vería el problema y se tendría que operar. (Ya he tratado masaje, osteopatía, jalar la mano, etc.) Todavía no estaba listo para aceptar esa opción. Me di en un mes para buscar la manera (sin tener idea que más hacer) para arreglar mi muñeca.

Qué tal tratar afirmaciones: “Mi muñeca tiene un rango de movimiento normal y funciona perfectamente” y repetírmelo (y al Universo) muchas veces al día… mmmh pasó una semana y nada. ¿Qué tal manifestando? Supuse que uno podía atraer salud y bienestar. A sentir que mi muñeca está bien, etc… Simplemente no veía analíticamente cómo iba a funcionar. Lo dejé ir, para que el Universo buscara la manera.

Un Miércoles de fútbol rápido decidí ir a jugar como en “los viejos tiempos”. Desafortunadamente no habían suficientes jugadores así que sólo se formó una cascara (partido informal). Había que rotar porteros pues nadie quería porterear.

Yo, ¿portero?, solamente si queremos perder, hay pocos personas que podrían ser más malas que yo en esa posición. Varios pasaron por la portería y luego faltando 5 minutos para regresar al trabajo, el portero dijo: Ya me toca jugar ¿Quién va?. Oí claramente adentro de mi cabeza “es tu turno”. Para ese entonces había oído esta voz unas 4 o 5 veces en mi vida, y recordaba los acontecimientos posteriores, sabía que era importante y por experiencia sabía lo mejor era escuchar a esta voz e ir a porterear, era lo correcto.

Todo iba bien hasta que en una salida hubo un rebote y la bola iba flotada directo a la portería. Yo estaba unos pasos adelantado pues estábamos en ataque. Al dar los pasos hacia atrás me tropiezo, caigo del lado con la muñeca y se oye un distinguible ruido “CRACK”. En ese momento pasaron dos pensamientos por mi cabeza:

1. Me acabo de romper la muñeca.

2. Me acabo de curar de mi limitación de movimiento.

Fue una fracción de segundo, en mi mente creí tener la opción de elegir (era un punto crítico): muñeca rota o problema resuelto. Por el ruido escuchado un amigo gritó si estaba bien. “Sí simplemente se acomodó un hueso”.

Me levanté y traté de mover la muñeca, increíble el rango de movimiento era total.

¿Casualidad? QUE IMPORTA!!!, no hubo operación ni medicinas y estoy curado.

Considero esta sanación como una clara muestra de “La Creatividad del Universo” para buscar la manera de satisfacer nuestras recuestas. (Noten que pedí el qué sin especificar el cómo).

Anuncios

Acerca de El Bernie

Hace unos años una “desviación” en el camino de la vida los llevó (a su esposa Klau y a él) a investigar un laberinto de opciones fantásticas, interactuando y aprendiendo de curanderos, sanadores, chamanes, “maestros”, libros, videos y, sobre todo, de ellos mismos enseñanzas increíbles que, seguramente al escucharlas, podrían confundirse con cuentos mágicos de ficción desarrollándose en realidades alternas y muchas veces en universos paralelos. Cada enseñanza y personaje (real o “imaginario”) iba expandiendo los límites de lo que consideraban posible o real, cambiando, definitivamente, la manera de percibir e interactuar con el mundo, al mismo tiempo que su cuerpo y espíritu iban sanando. Las enseñanzas aprendidas a partir de ese hecho hicieron que ese episodio, muy difícil en su momento, pasara de ser uno de los momentos más aterradores de sus vidas (incluyendo a sus familias y amigos) a una de las mayores bendiciones recibidas. Desde entonces “El Bernie” se convirtió en un aficionado de la vida e incansable explorador de la conciencia personal y general. Gerente de Ingeniería en Aviónica de día, juega a diseñar y a arreglar simuladores de vuelo para, en su tiempo libre, dedicarse a su familia, meditación, Qi-Gong, Medicina Energética (de diversos colores y sabores), sanación, cursos y a escribir.
Esta entrada fue publicada en Donna Eden, Historias de Sanación, Ley de Atracción, superación personal y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Muñeca y el Fútbol

  1. Gladys dijo:

    La narración de esta experiencia me ha causado un fuerte impresión.
    La pregunta que surge es ¿lo ha logrado?
    Y la solución que llegó, nos abre el panorama y nos conmueve al ver cómo el Universo llega en nuestra AYUDA de las formas más inesperadas.
    La lectura de esta experiencia deja en mi una agradable sensación de esperanza.
    Una vez más gracias por compartir tus experiencias y llenarnos de confianza.

  2. Adi dijo:

    cada vez que entro a su blog encuentro cosas nuevas que reavivan mi fe. Gracias por recordarme la creatividad sin límites del universo, un abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s