Ah que tarde

Ayer viví una de las tardes más increíbles.

En medio del mar, rodeados de agua salada, y con la luna por testigo, él, inocentemente, dejaba mecerse por el vai ven caprichoso de aquél barco.

Yo, silencioso pero atento, me dedicaba a  resguardar los sueños de esta personita, a quién en esta vida le tocó ser mi hijo y maestro. David, exhausto de absorver cada detalle de esta aventura, y en su afán de perfeccionar la técnica para subir y bajar escaleras ha llegado al limite del cansancio. 5 horas de siesta y contando.

Son la 8, se levanta, sus ojos se iluminan, me ve y se sonríe. Sabe que todo esta bien.

Es Feliz, estamos a su lado.

Anuncios

Acerca de El Bernie

Hace unos años una “desviación” en el camino de la vida los llevó (a su esposa Klau y a él) a investigar un laberinto de opciones fantásticas, interactuando y aprendiendo de curanderos, sanadores, chamanes, “maestros”, libros, videos y, sobre todo, de ellos mismos enseñanzas increíbles que, seguramente al escucharlas, podrían confundirse con cuentos mágicos de ficción desarrollándose en realidades alternas y muchas veces en universos paralelos. Cada enseñanza y personaje (real o “imaginario”) iba expandiendo los límites de lo que consideraban posible o real, cambiando, definitivamente, la manera de percibir e interactuar con el mundo, al mismo tiempo que su cuerpo y espíritu iban sanando. Las enseñanzas aprendidas a partir de ese hecho hicieron que ese episodio, muy difícil en su momento, pasara de ser uno de los momentos más aterradores de sus vidas (incluyendo a sus familias y amigos) a una de las mayores bendiciones recibidas. Desde entonces “El Bernie” se convirtió en un aficionado de la vida e incansable explorador de la conciencia personal y general. Gerente de Ingeniería en Aviónica de día, juega a diseñar y a arreglar simuladores de vuelo para, en su tiempo libre, dedicarse a su familia, meditación, Qi-Gong, Medicina Energética (de diversos colores y sabores), sanación, cursos y a escribir.
Esta entrada fue publicada en Historias, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ah que tarde

  1. Angela dijo:

    Que tierno y que bonito.
    Gracias por compartir y por recordarnos todo lo que tenemos que agradecer.

  2. Gladys dijo:

    Hermoso, tierno y dulce. Muy emotivo y habla de tu gran corazón y la grandeza de tu amor. Gracias por compartirnos esos b ellos momento.
    Recibe mi gran admiración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s