Proyecciones: ¿Estoy proyectando?

En un artículo anterior compartí una proyección personal que estuvo a punto de causar un disgusto familiar. Hoy planteo esta pregunta:

¿Cómo saber si estoy proyectando algo mío en la otra persona?

Es muy fácil saberlo: ¿Estás interactuando con otra persona? Entonces hay un 99.9% de probabilidades de que te estés proyectando.

Ja. Fue fácil. De hecho, no sólo proyectamos en otras personas, también nos proyectamos en nuestras mascotas, en cosas (señor Wilson), e incluso hay un estudio muy interesante que muestra que proyectamos nuestro sentido de la moral en Dios (es decir, que Dios opina de asuntos morales lo mismo que opinamos nosotros). Es decir, que la pregunta no es si me estoy proyectando o no en la otra persona, sino cuáles son las implicaciones de esa proyección.

Pero antes de continuar, hago una aclaración: A nadie, a nadie le gusta que le digan “lo que pasa es que te estás proyectando”. A mi me costó un gran disgusto con mi esposa y no se lo recomiendo a nadie ;). Además, como exponía antes, en realidad siempre estamos proyectándonos, así que blandir las proyecciones como un arma hacia otra persona no sólo es contraproducente, sino que además es muestra de alguna proyección nuestra. Sin embargo, es muy probable que a pesar de esta advertencia llegues a usarlo. A mi me lo aclararon, y de todas formas caí. Supongo que es una etapa dentro del proceso. Si es así, te deseo que sea una etapa corta y sin muchos conflictos.

¿En dónde estaba antes de enredarlos? Ah, si… que siempre proyectamos. Piensa en lo siguiente: cuando estás recién enamorado, proyectas en tu pareja todas las cualidades que deseas en un hombre o una mujer, según sea el caso (ya después proyectarás tu imagen de un matrimonio perfecto contra lo que vas encontrando). O qué decir de los niños, que cuando son pequeños proyectan en su padre a un superhéroe (mi papá le daría una paliza a tu papá), y luego pasan años en psicoanálisis tratando de recuperar al padre fallido. El mismo Freud relata que le afectó fuertemente el que su padre accediese a bajar de la banqueta cuando otro transeunte se lo exigió por ser judío (una referencia histórica interesante, pues Freud nació en 1856, mucho antes de la Alemania Nazi).

Las historias anteriores nos muestran cuál es el problema con las proyecciones. Tanto si proyectamos un ideal en la otra persona como si proyectamos nuestras heridas (mi jefe no me aprecia), nuestras proyecciones no nos permiten ver (y disfrutar) la realidad tal cual es. La buena noticia es que esas mismas proyecciones nos permiten descubrir cuáles son las creencias que están distorsionando nuestra visión… si les hacemos caso.

Sigue leyendo: cómo encontrar nuestras proyecciones

Anuncios

Acerca de JACH

Ingeniero, lector ávido, coach e incansable investigador de la motivación humana. En mi afán por entenderme mejor y al mundo en el que vivo, he pasado por psicoterapia, me certifiqué como coach (o casi, pero esa es otra historia), y actualmente estoy metido con una técnica llamada CMR muy interesante. Suena a cliché, pero he encontrado que el cambio tiene que venir del interior. Pero no sólo estoy entendiéndolo, sino que comienzo a vivirlo... y ese es un proceso que nadie puede hacer por mi.
Esta entrada fue publicada en Creencias, Proyecciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Proyecciones: ¿Estoy proyectando?

  1. Pingback: Proyecciones: hacerlas conscientes | Camino al interior

  2. Klau dijo:

    Jaja es verdad, yo tampoco les recomiendo que le digan a alguien “es tu proyeccion” o en mi caso, lo que me dijeron a mi en un momento de enojo “yo no te hice enojar, tu solita te enojaste” 😉 , solo incrementara el enojo en la persona, mejor como sugirio Jach, tomalo como una oportunidad para crecer y analizar tus propias proyecciones

  3. David dijo:

    ?y que sucede cuando uno está dolorosamente buscándose a si mismo y cuestionándose continuamente y la pareja sigue anclada a la rutina comer,dormir, Trabajar? ? que sucede si la pareja ve tan sólo lo que es tangible, puesto que considera que lo demás no existe.? un profundo invierno en el medio de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s