Y tú, ¿te escuchas?

Mucha gente camina por el mundo con la atención puesta en el entorno. Cuando vamos en el coche, aunque no vayamos manejando, vamos viendo el paisaje, los coches, las personas.

En el trabajo nuestra atención se fija en las actividades que estamos haciendo, ya sea que estemos enfocados en tareas físicas o que nos pasemos la mayor parte del tiempo enfrente de una computadora. Estando en juntas la atención está en lo que el moderador o las demás personas están diciendo. Salimos del trabajo y ya tenemos los planes para salir con los amigos y tratar de permanecer rodeados de otras personas para evitar el momento de estar en casa solos, con nosotros mismos.

Cuando estamos en casa pareciera que hiciéramos todo lo posible por no escuchar esa delicada y sutil voz interna… en lugar de eso preferimos “escuchar” la radio o la televisión. ¿Realmente estamos escuchando la radio? o ¿será que el propósito inconsciente o consciente de esa ¨música” de fondo es apaciguar el deseo innato de una comunicación “intra-personal”?

Nos quedamos hasta noche haciendo actividades hasta que estamos agotados para ir a dormir y caer como piedras, pareciera que supiéramos que esto es una técnica infalible para evitar ese preciso momento que estamos entre dormidos y despiertos, con un silencio tal que, si ponemos aunque sea un poco de atención, podríamos convivir y aprender de uno mismo.

¿Por qué pareciera que tenemos miedo a estar con nosotros mismos? ¿Será tan fuerte lo que tenemos que decirnos que no queremos escucharnos? ¿Será un comportamiento enseñado de generación en generación o un comportamiento aprendido?

Te invito a que hoy en la noche, antes de ir a dormir, estires tus manos para tratar de alcanzar las estrellas, respires profundo y tranquilamente,  poco a poco dejando ir el ajetreo del día y vayas a acostarte con la intención de escuchar la historia que tú mismo tienes que contarte.

Anuncios

Acerca de El Bernie

Hace unos años una “desviación” en el camino de la vida los llevó (a su esposa Klau y a él) a investigar un laberinto de opciones fantásticas, interactuando y aprendiendo de curanderos, sanadores, chamanes, “maestros”, libros, videos y, sobre todo, de ellos mismos enseñanzas increíbles que, seguramente al escucharlas, podrían confundirse con cuentos mágicos de ficción desarrollándose en realidades alternas y muchas veces en universos paralelos. Cada enseñanza y personaje (real o “imaginario”) iba expandiendo los límites de lo que consideraban posible o real, cambiando, definitivamente, la manera de percibir e interactuar con el mundo, al mismo tiempo que su cuerpo y espíritu iban sanando. Las enseñanzas aprendidas a partir de ese hecho hicieron que ese episodio, muy difícil en su momento, pasara de ser uno de los momentos más aterradores de sus vidas (incluyendo a sus familias y amigos) a una de las mayores bendiciones recibidas. Desde entonces “El Bernie” se convirtió en un aficionado de la vida e incansable explorador de la conciencia personal y general. Gerente de Ingeniería en Aviónica de día, juega a diseñar y a arreglar simuladores de vuelo para, en su tiempo libre, dedicarse a su familia, meditación, Qi-Gong, Medicina Energética (de diversos colores y sabores), sanación, cursos y a escribir.
Esta entrada fue publicada en Reflexion, superación personal. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Y tú, ¿te escuchas?

  1. Klau dijo:

    Tienes razón. Incluso al intentarlo, las voces de “Qué voy a hacer de comer mañana?, o que son los pendientes que tengo?, cómo puedo resolver esto?”, etc. juegan sucio en este intento por escucharnos a nosotros mismos. Darnos un tiempo a nosotros mismos es de lo más importante para no perdernos en la vida ajetreada que tenemos.
    Hoy dejare media hora de checar mi correo para escuchar qué me tengo que decir, quizá sea algo importante, estoy segura de que sí.

  2. JACH dijo:

    Hola Bernie,

    Anoche hice el ejercicio que propones. Fue de una sencillez increíble, pero los resultados me parecieron también increíbles: al estirar mis manos hacia las estrellas sentí como se alargaban más y más. No se bien como explicarlo, pero me sentí parte del todo, tranquilo. Creo que el único pensamiento que interrumpió el sentimiento fue “¿cómo le explicaré esto al Bernie?”

    Estaré al pendiente de los ejercicios que propongas!

  3. Dyrna Gladys dijo:

    Es alentador caminar por este texto que nos confronta con una realidad presente en nuestra vida. Efectivamente, nos evadimos de nosotros mismos, avanzamos por la vida enajenados y despersonalizados. Pero tú nos confrontas suavemente y abres una luz de esperanza en la vía hacia el conocimiento interior. El ejercicio final nos invita al cambio, al autoconocimiento y llegar hacia las estrellas y sentirlas es grandioso. Gracias. Lyvidy

  4. Adi dijo:

    Hola! de verdad que el contacto con ese “silencio”, “nada”, “todo”, “esencia” -o como cada quien le llame- es muy poderoso. Estoy descubriendo que mantener esta conexión más consciente y constante (ojalá que logre mantenerla cada vez más tiempo) me lleva a tener sueños increíbles con más frecuencia. Lo que he notado es que nada más abrir los ojos y despertar un poco mi mente empieza a escabullirse y a calificar a dichos sueños, cosa a la que procuro no poner atención porque les quita el encanto y nubla la enseñanza que pueda dilucidar de ellos. Ná, les mando un abrazote.

    • El Bernie dijo:

      Adi que chido. Lo importante es que una vez que uno logra el contacto o la comunicación con esa parte muchas veces “dormida” de uno
      comienzan cambios interesantes en la vida de uno (o tal vez uno se da cuenta de ello no sé). Empieza a haber lugares de estacionamiento
      abiertos en sitios que normalmente era difícil encontrar un lugar, personas comienzan a hablarte en la calle aleatoriamente, a veces
      tal vez en busca de ayuda, pero otras veces te proporcionan información que estabas buscando (o confirmación) etc. El caminar por la vida
      se convierte en algo muy loco y lleno de “sincronías”. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s